Los familiares que la ayudaron a materializar el plan dejaron la mano en el jardín para que en el hospital no pudieran cosérsela y así conseguir la mayor indemnización posible.