Los bebés, nacidos en Australia, heredaron de la madre genes iguales al 100 %, pero distintas partes del ADN del padre.