Casi tres años atrás, el hombre había recibido un trasplante de médula ósea de un donante resistente al VIH.