La mujer china, que padece una osteoporisis precoz, tiene una edad ósea equivalente a la de una persona de 60 años, el doble de su edad.