La posible razón detrás del intento fue el temor al estigma social por ser madre soltera.