Una de las niñas tiene una marca en la pierna de trece centímetros de longitud que corresponde a un golpe con un rebenque.